La propuesta de identidad visual se inspira en el ritmo, la melodía y la alegría de nuestra cultura, la pujanza de nuestra economía y el avance de nuestra industria, representados con un manejo tipográfico de movimientos coloridos deslizándose sinuosamente en el aire.

La letra ‘V’ es un  elemento gráfico que nos permite explorar su  forma para convertirlo en una identidad de la marca.
La cinta, con su movimiento aparentemente caprichoso, nace en nuestro escudo y compone la letra que da inicio al nombre de nuestro Departamento. En el concepto, se expone como elemento que amalgama la diversidad natural y cultural que define nuestra idiosincrasia. Es lo que hace de todas las voces una sola voz, de la variedad de colores un crisol y de la inmensidad de los sentimientos. Con su ritmo, representa el movimiento de un departamento que va hacia adelante, que se proyecta de cara al futuro y enfrenta unido los nuevos retos que se avecinan.

La cinta y los colores de la marca muestran nuestra identidad vallecaucana: talentosos, diversos, emprendedores y creativos, entre otros elementos. El dinamismo y movimiento visual tiene los colores verde, azul, naranja y rojo. Verde, por la riqueza de nuestra naturaleza y la prosperidad de la región; azul, por las aguas del Pacífico de nuestra costa y los ríos que cruzan nuestras montañas y valle; naranja, por la belleza del sol y los atardeceres vallecaucanos y rojo como protagonista que representa la pasión y calidez de nuestra gente.

En la parte inferior del logo del Valle del Cauca, se ubica la frase que enmarca nuestra identidad: Vive el Ritmo del Pacífico. Esta es la conceptualización que realizó el equipo creativo de la marca acerca de este elemento: una cinta azul representa el movimiento de la ola del Océano Pacífico, enfatizando la frase que apoya en la parte superior. Esta ola está delimitada en la parte derecha por un punto, simbolizando el compás de un ritmo.